10 errores que no debes cometer si rentas tu departamento

Muchas veces podemos ver que personas se hacen de varios inmuebles como departamentos o casas, pero a veces no le suelen sacar la rentabilidad máxima ya que no se rentan para habitar sino que solamente están ahí para cuando el dueño quiera visitar su casa o habitarla. Así que lo más recomendable es que le saques la inversión rentando pero hay ciertos aspectos que tienes que saber antes de ponerla en renta para evitar cometer errores de los que después te puedas arrepentir o te generen mala reputación y con el tiempo nadie quiera rentar.

Un inmueble administrado de forma correcta te puede generar rentas aun más competitivas que una buena tasa de interés bancaria, pero también te va a generar un importante crecimiento de tu capital a través de la plusvalía que genera el inmueble a lo largo del tiempo.

Por estos motivos y otros te diremos 10 errores que suelen pasar que como dueño del inmueble cometen y afectan tanto la generación de rentas como la plusvalía del inmueble.

1. Invertir en zonas de muy baja demanda

En la actualidad está surgiendo una tendencia de disfrutar y gozar de un mejor estilo de vida, eso quiere decir que muchos posibles compradores quieren vivir cerca de su lugar de trabajo para evitar largos traslados de camino. Asegurate de que tu inmueble se encuentre cerca de zonas en desarrollo, que tenga los servicios básicos como supermercados, escuelas, tiendas comerciales, parques, transporte, etc.

Solicita a tu asesor inmobiliario que te diga cual es la oferta y demanda de la zona, como han evolucionado los precios, posibles inversiones privadas y públicas.

2. Mantenimiento deplorable del inmueble

Es importante darle un mantenimiento periodico al inmueble ya que cuenta mucho a la hora de rentarlo y la gente quiere encontrar una vivienda en excelentes condiciones para habitarla y como dueño quieres que tu casa luzca bien y sin daños al interior. 

Evita la molestia de que los inquilinos te están marcando para solicitarle reparaciones en diferentes áreas de la casa, esto afectará la comodidad de las personas que rentan y puede ocasionar que terminen desalojando la casa o departamento.

3. Rentarla a un precio alto

En esta era tecnológica tan avanzada, la gente tiene la posibilidad con tan solo un clic de investigar precios de inmuebles en diferentes aplicaciones inmobiliarias, así que es necesario establecer un precio realista por medio de un estudio comparativo de mercado, el cual le mostrará cual es la oferta de inmuebles similares en la misma zona, este estudio normalmente es elaborado por un profesional inmobiliario.

4. Una mala planeación de las rentas recibidas

Algo que pasa seguido es que no se destine un porcentaje de las rentas que se reciben a fondo de mantenimiento para que cuando se vuelva a desocupar el inmueble se cuente con los recursos para hacer las reparaciones normales y que son necesarias para conservar el excelente estado del inmueble y su plusvalía, es recomendable que por lo menos se destine entre un 10% a un 15% de cada renta para este fin, con lo cual al terminar el año se contará con el equivalente 1.2 a 1.8 veces el monto de la última renta. Hay que tomar en cuenta que normalmente el último mes hay que devolver el depósito y eso puede hacer que se desequilibre aún más las finanzas.

También es necesario considerar que hay ciertos pagos que se hacen al principio y que se tienen que ir devengando a lo largo del plazo del contrato como son los honorarios de la inmobiliaria, gastos de coberturas jurídicas, seguros del inmueble, impuestos prediales, etc.

5. No contar con un buen filtro de los prospectos

Es molesto estar lidiando con gente morosa que una vez que firma el contrato por la renta de la vivienda empiezan los problemas ya que se retrasa con los pagos de la renta o no son los mejores inquilinos para habitar la vivienda. También suelen haber casos donde las personas aprovechadas y profesionales de la estafa se apropian de la vivienda sin pagar un solo peso y causando un serio problema legal al propietario de la casa. 

Para que esto no suceda existen filtros por los que debe pasar un inquilino y su respectivo aval como lo son la investigación de referencias, investigación en un buró legal para saber si tienen antecedentes por juicios de arrendamiento, investigación en registro público para saber si el inmueble en garantía realmente existe y si no cuenta con embargos o hipotecas. Con estas acciones entre otras, los riesgos se reducen al mínimo quedando expuestos a la morosidad involuntaria y evitaremos a la morosidad causada por mala onda.

6. No tomar en serio el contrato de arrendamiento

Hacer un contrato requiere de profesionales en el tema jurídico, ya que muchas veces la gente por ahorrarse dinero o simplemente por hacer rápido suele descargar contratos de internet o hacerlos personalmente sin ninguna experiencia en el tema de contratos de arrendamiento, o peor tantito cuando tienen inquilinos sin ningún contrato de arrendamiento o sin contratos vigentes.

Todos los casos son diferentes y las leyes funcionan diferentes en cada país, estado, ciudad. Así que siempre hay que elaborar un contrato que se adapte perfectamente a cada situación, pero siempre en el marco legal, un buen contrato contiene sólo esencial y es justo pero con penalidades suficientes para ser disuasivas en el momento de que se incumpla. Actualmente los contratos en México deben de establecer medidas respecto a leyes como la extinción de dominio o la ley anti-lavado.

7. No contratar la mejor cobertura jurídica

Si tu idea es rentar es recomendable contar con una cobertura jurídica que nos brindara toda la asistencia legal cuando haya controversia con el inquilino, hay que tomar en cuenta que en el mercado hay una gran cantidad de despachos y de tipos de coberturas, desde las más básicas que solo incluyen una asesoría jurídica hasta otras más completas que se encargan de cobranza extra judicial, reparaciones al inmueble por mal uso, recuperación de rentas vencidas vía judicial, extinción de dominio, etc.

8. Una mala presentación del inmueble

Es necesario que mientras se publique tu inmueble en renta, se mantenga limpio y en buenas condiciones y con sus pagos de servicios públicos correspondientes, a los inquilinos les causa desconfianza llegar a un inmueble que está muy sucio, polvoso y con servicios como agua, luz, cortados por falta de pago.

En el exterior también hay que darle cierto mantenimiento como el pasto bien cortado si se cuenta con áreas verdes.

9. Una decoración interior muy personalizada

Antes de rentar un inmueble lo recomendable es tenerlo recién pintado y con colores neutros, hay ocasiones en que los inmuebles se dejan con el mismo gusto de colores que el inquilino o propietario que habitó la casa y aunque la casa esté en perfecto estado y en un buen precio, genera cierto rechazo psicológico en los inquilinos que no les permite considerarla como su posible casa.

10. No contar con la asesoría especializada de expertos en el sector

Es importante contar con un asesor inmobiliario que te apoye en todo el proceso de la renta de tu casa y que conozca muy bien el mercado inmobiliario en el que se ubica tu vivienda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s